Una masajista chichona y bien caliente se enamoró de mi verga

El trato era que me daría un masaje leve. Pero ya me había pasado que cuando las chicas ven mi verga se enamoran. Ni la tengo tan grande pero yo creo que me he topado con pura cachonda. Tal cual me pasó con esta masajista. Cuando llegó a la parte de la entrepierna ya estaba babeando por mi verga. Ya ni le hice al cuento y empezamos a ponerse sabroso. Neta que tenía un cuerpo de esos que hacen despertar una verga en corto. Para mi que me la paso cogiendo me sorprendió esa putita que estaba tan buena. Así pues nos la pasamos cogiendo durante toda mi sesión de masaje. Me fui con mi dolor de espalda pero satisfecho de la verga bien rico.