Un enorme y delicioso culo con mi verga en su interior

Este enorme culo andaba en busca de un buen pito que fuera amable. Así fue como terminé bien empotrado de esta perra que se gozó mi verga como si no hubiera un mañana. Me enciende que los culos sean así de enormes y redondos. Cuando las pongo de perrito siempre me enloquece sentir sus nalgas suaves rebotando mi cintura. Pero lo mejor de mi amante es que no me pone ningún obstáculo cuando quiere perforarle el recto. Se pone bien cachonda si le digo cosas sucias al oído. Y ni que hablar cuando en público le meto la mano por debajo de sus leggins para acariciarle el clítoris. Siempre que mis dedos juegan en su concha es para terminar en la cama intercambiando jugos de producto de nuestra pasión.