Toda panocha tiene un precio, a esta morrita de nalgas cachetonas le llegaron al precio y cogió en un vagón abandonado.


Descripción Compartir Categorías

Hace tres años que un hombre terminó con su esposa, desde entonces paga por sexo. Sin embargo, no le gusta pagar prostitutas profesionales. En su lugar, él prefiere explorar las colonias más pobres en busca de suculentas hembras de arrabal. Cuando las encuentra, les ofrece una buena cantidad, ellas siempre acceden. Así pues, ayer caminaba cerca de las vías del tren. Entre los escombros y las ruinas, encontró a una chica de sensual silueta. Se acercó a ella, comprobó que la perra tenía un culo gordo. Sin preguntar qué hacía ahí, le ofreció dinero a cambio de fornicar en los vagones. Cuando la chica vio los billetes, se la pararon los pezones. Tomó los billetes de un manotazo, se levantó y caminó hasta el vagón. Una vez en el interior, la chica se arrodilló a mamar verga, lo hacía como una profesional. La mamada duró poco, pues la señorita vendida optó por descargar su culo sobre la verga erecta.

Categorias: Brazzers
8 min
Videos relacionados