Sucia hermanastra se monta en mi miembro para gozar

Mi hermanastra se pasa de sucia y caliente. Se la pasa montada en el guayabo con el detalle de que la verga es mía. No se tienda el corazón para ponerle los cuernos a su novio conmigo, su propio hermanastro. Y nunca nos hemos puesto las pilas para evitar chamacos. Como venga la cogida nos tumbamos en la cama para darnos placer a más no poder. Por las noches cuando sueño con su vagina, me despierto con una erección endemoniada me lanzo a su cuarto para deshacerme de mi sobrante de leche con su boca experta en exprimirme. Ella sabe disfrutar a lo grande de mi y nuestros padres no imaginan que se casaron solo para que sus hijos encontraran amantes.