Señora infiel cambia mis servicios por metidas de verga

La señito se pasó de puta conmigo. Yo por caliente perdí esa lana pero creo que estuvo bien invertida. La cosa era ponerle su cocina integral. Me iba a dar para mi refresco por la instalación pero me dio otra cosa más dulce aún. Una pinche panocha bailarina se me posó enfrente cuando se llegó la hora del pago. No sabía si era broma o sueño. Lo siguiente que supe es que me estaba echando un palo bien sabroso con la doña de la casa. Unas ricas metidas de verga para aliviar la calentura. La señito apenas y se contenía para no echar grito suelto de tanto placer que se estava llevando. Riquisima cogida con la doña putona