No hay nada como coger en el monte con la zorra de mi novia

Cogiendo bien rico con mi novia. Lo mejor de todo es que no tenemos un lugar especial para eso. Lo mismo puedo penetrarla en un hotel que en el cine, o ahora en el monte. Con el peligro que un conejo me muerda una nalga no me importa. Solo pienso en dejarle ir toda mi verga a la putita de mi novia. Y como somos bien cachondos siempre nos entregamos a la pasión del momento. Por eso esta vez terminamos cogiendo en medio de los árboles. Ya con las prisas casi nunca se la meto con gorro pero eso tampoco es malo porque se siente más chingón disfrutr de conchita sin nungun condón.