No estuvo nada mal la cogida con mi compañero del trabajo, pero yo hubiera preferido algo de sexo anal.


Descripción Compartir Categorías

Cuando conocía a Rober en el trabajo, supe que era un goloso. Más tarde descubrí que en su computadora tenía miles de vídeos pornográficos. Pude ver que le gustaban las culonas, por fortuna mis nalgas miden más de 100 cm, y no soy para nada una gorda. Así pues, lo invité a revisar unos formularios a mi casa, aprovechando que mi marido no se encontraba. Mientras el hojeaba las formas, yo me quitaba la ropa sin hacer ruido. Sin embargo, me descubrió cuando tenía la tanga en las rodillas. Sin más, me abrazo de culo, me besó la vagina, luego me dio media vuelta y restregó su rostro en mi hoyo. Así mismo, yo subí a su verga, permaneciendo de espaldas todo el tiempo. No cabe duda que la idea le gustó, pues se recostó y me dejó servirme yo sola. Mientras hacía el meneíto él me picaba el ano.

Categorias: Morritas
5 min
Videos relacionados