Niño rico se coge por el culo a la mucha del aseo, la sube a una silla y le rellena la cola de lechita.

Vaya diversiones que se procuran estos niños criados en cuna de oro, les da por hacer cochinadas deliciosas con las muchachas que contratan para los quehaceres domésticos. A Juanita, como se llama esta morrita de escasos 18 años, le tocó cumplir los caprichos del malcriado hijo de sus patrones. El morro culero siempre le decía: “Juanita, estás bien culona, ¿no me vas a dejar que te meta la verga por el culo? Te hago el favor gratis”. La muchacha, que enserio tiene un pedorro que hasta al dueño de la casa se le antoja, sólo ignoraba. Así fue hasta el pasado fin de semana, cuando la chacha llegó a limpiar la cocina y se encontró al pequeño patrón encuerado. “Ya te habías tardado, Juanita. Hoy no está mis papás, te va a tocar mucha verga”. Aunque al principio no quería, cuando vio el pene erecto del morro, la chica se subió a la silla y se empinó. “Está bien, papasito, pero la voy a querer por el culo con mucha lechita”.