Mi preciosa novia me deja la verga bien rosada por tanta cogida

Mi novia se ha convertido en lo que todo hombre desea. Una perra lujuriosa que quiere coger en todos lados y en todo momento. Así pensé que era mi sueño guajiro pero nunca imaginé que mi verga no le iba a aguantar el ritmo. La perrita de mi novia es tan ganosa e insaciable que mi verga apenas puede seguirle el paso. Ya la tengo bien rosada de tanta cogida que me echo con mi novia. Ya ni amantes puedo tener porque ya no levanto para abastecer dos culos. Pero no puedo negarle nunca un palo a mi novia, está tan rica que mi miembro solito pide su limosna cuando se presenta con la rana al aire.