Mi hijastro me rompe las nalgas a metidas de verga

La verga de mi hijastro está bien sabrosa. Vivimos cogiendo en todo minuto del día. Está bien rico cuando me la deja caer sin condón. Y la mejor parte es que no tenemos límite para nuestra pasión. Me enloquece que me coja cun jovencito porque sus fuerzas me destrozan bien rico la concha. Nada que ver con un pito viejo que ya no levanta como debe. Es una delicia cuando su verga va entrando por mis piernas y me hace soltar todos mis jugos por tanto placer. Su padre piensa que le pongo el cuerno con un amante desconocido. No le pasa por la mente que es su propio hijo quien me arranca todos esos pujidos de placer en su lugar.