Mi gordito me la deja caer bien sabroso hasta que me corro

Cualquiera que lo vea puede pensar que mi gordito no da para abastecer a una dama como yo. Pero el desgraciado es todo un semental cuando se trata de pulirme la rana. Me deja tan satisfecha que por una noche no puedo ni cerrar las piernas. Me utiliza como su puta personal y me llama para coger siempre que lo desea. Mis nalgas no se pueden negar a recibir su dura verga porque saben que es una chorreada segura. No puedo negar que su pancita me hace cosquillas cuando me tiene en posición de penetrarme. Mi gordito sexy me deja bien saciada y no se puede ocultar tras aventar tantos gemidos de placer. Así es la vida de coger con mi gordito el semental.