Mejor se hubiera quedado callada, morrita de 19 años termina con varias vergas en la boca en la fiesta del amigo.

El ruido de la fiesta era tal que la hermana de 19 años no podía dormir, por eso bajó a reclamar pero terminó con varias vergas en la boca. El hermano mayor festejaba el cumpleaños de un amigo, con música, cervezas y muchas morritas putas. De pronto, la hermanita apareció en la escena, vistiendo una minifalda. Sus piernas largas y bien curveadas provocaban deseos puercos entre los borrachos. Por esta razón, el amigo festejado se lanzó a ella, jalándola del cabello. La chamaca terminó encima de una mesa de billar, con la falda levantada hasta la espalda. Sus preciosas y redondas nalgas quedaron expuestas. Así pues, hubo quien tomó un taco de billar para sumirlo entre los blancos jamones. Después, otros amigos se acercaron a la mesa para poner en la cara de la muchacha sus gruesas macanas. La cachondería evolucionó hasta volverse una orgía, tanto hombres como mujeres explotaban su cuerpo.