Mandé traer esta puta desde Rusia solo para probar sus jugos

Directamente desde Rusia me trajeron a esta zorra. O por lo menos eso fue lo que dijo el morro del putero. Antes si estaba encaprichado en degustar uuna vagina extranjera. Ahora que probé a esta zorra. Confieso que ya no me importa si era Rusa o Canadiense. Le metí una cogida tan legendaria que valió la pena todo el pago que me sacaron. Todos y cada uno de los centavos que pagué fueron bien usados al hundir mi caliente verga en esa húmeda ranita de pelos gueros. Lo único que no me queda duda es que sus nalgas se partían bien rico para que le pudiera aventar un buen palo. Sin piedad se la dejé ir una y otra vez hasta que mi leche se agotó.