Le pedi un masaje a mi esposo y me dio una cogida bien sabrosa

Estaba enojada con él porque hace unos días se quedó platicando con una de sus amigas y le castigue mi panocha para que aprendiera. Aunque el castigo tenía que ser para él al final era yo la que estaba sufriendo. Así que para no perder mi orgullo pero satisfacer a mi culo le dije a mi esposo que me diera un ligero masaje. Parece que él me conoce más de lo que pienso porque enseguida supo que mis intenciones eran meterme su verga bien sabrosa por entre mis labios vaginales. Fue el mejor masaje que me han dado en mi vida