Le desarmo la verga a mi vecino mirón con mi hermoso culo

Este vecino se pasó de verga el otro día. Lo encontré espiando por mi ventana mientras me cambiaba en mi casa. No supe como reaccionar en ese momento. Pero finalmente decidí que su mejor castigo era chingarse mi culito. Nadie en mi barrio lo sabe pero soy una perra bien ardiente que le encanta coger. Por eso se me botó la canica y me decidí a castigar a ese vecino mirón a culazos en la verga. La excusa era lo de menos, lo que más me interesaba era que me cogieran bien sabroso para liberar todos los pujidos que una puta como yo tiene listos para sacar. La verdad que no se hizo el difícil y no me negó la mega cogida que tanto estaba deseando.