La señora no quería ponerle los cuernos al marido, pero el vecino se brincó a la casa y ella no resistió darle las nalgas.

Descripción Compartir Categorías

Con la cara en la cama y el culo en alto, esta señora acabó recibiendo una gorda macana. Dice la señora que desde hace un mes el vecino se la andaba sabroseando. Cada vez que iba a la tienda, el viejo le gritaba chingaderas. La señora sólo lo ignoraba, pues ella está bien culona y ya se acostumbró a estas cosas. Pero nunca pensó que el viejo se iba a brincar a la casa. Así que a la señora de gigante culo la encontraron recién bañada, sólo lleva puesta una toalla en la cabeza. Cuando vio al viejo trató de gritar, pero esté le tapó la boca y le dijo: “mejor guarda los gritos para cuando te la meta, tengo una verga bien pinche cabezona”. La señora se tranquilizó y cuando vio la verga del vecino se le hizo agua la panocha. “Conste que yo no quería”, dijo la vieja y abrió las patas.

Categorias: Culioneros , Escorts , Gordibuenas , Incesto
3 min
Videos relacionados