La secre de mi hijo resultó más puta que trabajadora

Le puse tremenda metida de verga a la secretaria de mi hijo. Cuando la contrataron me imaginé succionando sus preciosas chichis pero se había quedado todo en deseos carnales. Pero no hay plazo que no se cumpla y esa perra al final si se hizo esclava de mi verga. Lo que empezó con una recomendación para un aumento de sueldo, se concluyó con sus deliciosas nalgas rebotando a sentones en mi cuerpo. Una metida por aqui y una mamada de verga por allá. Así fue como las cosas se descontrolaron hasta el punto de que ahora esa secretaria se la pasa más ensartada en mi verga que haciendo sus labores de oficina.