Juan invitó a la vecina a hacer ejercicio en la mañana, nunca le explicó que serían ejercicios anales con una verga.

Descripción Compartir Categorías

Todos en la colonia se levantan temprano para ver a la vecina nalgona corriendo por la calle. Sin embargo, Juan se cansó de mirarle el culo. Así que aquella vez le propuso a la vecina hacer ejercicio al día siguiente. Justo como lo pactaron, la señora estaba tempranito en casa de él. Llevaba un mini short de tela elástica que se hundía entre sus frondosas nalgas. Al verla, el vecino se apretó el camote y siguió con su plan. Para calentar, pidió a la culona que se empinara en el sillón y sacudiera las nalgotas. Después, el vecino tomó un consolador y lo introdujo en el suculento ano de la señora. Esta no entendía para qué serviría eso, pero le causaba un placer intenso. Así pues, el viejo tomó una botella de aceite, para lubricar aquellas carnes y penetrar con facilidad. De este modo, Juan sumió su garrote en fundillo de la vecina. El ano estaba apretadito porque ella hace mucho fitness.

Categorias: Brazzers
6 min
Videos relacionados