Enfermera de mi padre se prende y me avienta las nalgas

La enfermera de mi padre es una nena tan rica que más de una vez se ha robado mis chaquetas. Confieso que cuando finalmente la tuve bien empinada frente a mi verga por un momento no supe como llegarle. Mi padre estaba dormido y los cuidados no eran necesarios. Le pregunté a la enfermera si podía revisarme la entrepierna porque tenía un calambre que no se me quitaba con nada. Después de aplicarme un ligero masaje en la verga y de hacermme expulsar toda mi reserva de leche, pude notar como su mirada se tornó ardiente y sus pezones pedían a gritos ser liberados de la dureza que mostraban. Lo demás es historia y aqui lo pueden disfrutar