A mi tío le gustó mi panocha y a mi me gustan todas las vergas

Un tío ya madurito siempre anda de rabo verde con las chicas que se pasan por su tienda. Tiene un local donde vende tangas y brasieres para dama. Como era de esperarse espanta a todas sus clientes porque siempre anda de caliente y a veces hasta las espía cuando quieren probarse algo. Pero yo sigo llendo porque me regala muchas prendas. Aunque al final ya se cobró el condenado. Nada es gratis en la vida y para cobrarse todo lo que he tomado, él tomó mi vagina. No niego que soy medio zorra y la idea de coger con un madurito no me vino nada mal. Al final era como pago y también lo disfrutaría así que aflojé el culo y esto pasó.