“Qué bien mama la pinga mi primita, nunca pensé que una morrita tan seria pudiera ser tan lujuriosa y cachonda”.

⇓ Descargar Vídeo HD
Descripción Compartir Comentarios

“Después de la fiesta, yo me escondí en la sala, detrás del sillón. Oí que mi primita cerró la puerta y a mí se me paraba la verga al imaginar sus pinches nalgotas moviéndose. Yo podía imaginar sus gordas nalgas como jamones sacudiéndose al subir. Después de jalarme el pescuezo del pito un rato, subí a su cuarto en la encontré picándose el chocho. Como un cerdo que mete la trompa en la mierda, yo metí la nariz en su pucha y respiré los perfumes. Desde luego que esto la excitó todavía más y me dio un manotazo en el chile. Como una perra experta comenzó a darme unas deliciosas mamadas. Se tragaba la verga de tal modo que temía que se pudiera ahogar, pero no. Su garganta era profunda como una tubería. Así que podemos decir que ella tuvo la culpa, yo sólo le seguí al juego. Así que la puse en cuatro patas y la enculé. Su culo se hizo más grande al tener mi pito adentro”.

Categorias: Xvideos

Comentarios

11 min 9.242 visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 3,50 de 5)
Cargando…