Nunca me habían metido la verga por el culo, a mí no me dolió nada y descubrí el mayor de los placeres.

⇓ Descargar Vídeo HD
Descripción Compartir Comentarios

Me prometió que no me dolería recibir su inmenso pito en mi culito apretado, la verdad es que me cumplió pues gocé al máximo. Este fin de semana Eddy y yo nos fuimos a un buen motel, para poder echar pata sin límites. A mí la verdad me encanta ser una putita gritona, cuando me maman el panocho me encanta gemir como gata. Así pues, después de que él me diera una súper mamada yo le regresé el favor. Mientras me comía el leño exageraba los sonidos del sexo oral mediante ruidos extrañas en mi garganta. De este modo puso su verga al límite, no le cabía ni una gota de sangre más en el cuerpo firme del pene. Por lo tanto, dejé de castigarlo y lo premié con mi chocho. Como de costumbre, me puso en cuatro patas y enterró su cetro de rey. Sin embargo, no quedó satisfecho hasta perforarme el recto.

Categorias: Sexmex

Comentarios

19 min 7.720 visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 3,50 de 5)
Cargando…