Nunca faltan las morritas putas que aceptan echar un buen palo con algún desconocido que acaban de conocer.

⇓ Descargar Vídeo HD
Descripción Compartir Comentarios

En una calle de la ciudad, un viejo lujurioso de 40 años caminaba detrás de una jovencita de 20 años. Esta morrita tenía unas nalgas espectaculares, que parecían desbordarse del pantalón. Por su fuera poco, el maduro no evitó la tentación y le dio una potente nalgada. A su vez, la muchachita soltó un grito cachondo y sus pezones se pusieron duros. Así pues, la chica detuvo su marcha y comenzó a insultar al acosador. Sin embargo, el degenerado le mostró la verga, monstruosa y grande. Al ver el abundante paquete, la muchachita tuvo antojos de meterse la pinga a la boca y hacerla estallar. Por esta razón, la putilla aceptó ir al departamento del maduro. A sólo un par de cuadras, la culona presumía sus nalgas sobre la cama del acosador. De este modo, el lujurioso la cogió en cuatro patas. Con cada embestida, ella enloquecía y gritaba más fuerte. Un chisguete de semen bañó el trasero, como mermelada en dos bolas de nieve.

Categorias: Xvideos Etiquetas:

Comentarios

8 min 9.287 visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 2,00 de 5)
Cargando…