La vecina traía el celular metido entre las nalgas, me pidió que se lo sacara y mejor le diera la verga.

⇓ Descargar Vídeo HD
Descripción Compartir Comentarios

La vecina me invitó a su casa para que le ayudara a buscar su teléfono celular, pues era un regalo que acaba de recibir y lo había perdido. Yo le marqué a su número y para mi sorpresa el dispositivo comenzó sonar. El sonido venía de su culo enorme, las pinches nalgotas le vibraban. Entonces comprendí que la vieja cabrona quería verga. Por lo tanto, le baje el leggings y saqué el teléfono de entres los jamones. Así pues, la vieja puta me llevó a su sala, se acostó en el sofá y dijo que podía comerme su culo. Yo no lo dude y hundí la nariz entre sus montañas de carne. Evidentemente la verga me ardía, cada vez mi garrote se ponía tieso. Así que me saqué la longaniza y comencé a picotear su pedorro. La calentura nos ganó, ella se despojó de su tanga mojada y yo le ensarté el garrote.

Categorias: Maduras

Comentarios

12 min 21.225 visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 3,67 de 5)
Cargando…