El maduro no tuvo piedad y le metió un camote tan grueso como una botella en el culo a una morrita de 18 años.

Descripción Compartir Categorías

Era un fin de semana más en el club de campo, cuando su mejor amigo le presentó a la familia. Entre los integrantes figuraba una morrita de 18 años, bonita y muy culona. Unas horas más tarde, el maduro platicaba con la morrita y le invitaba bebidas alcohólicas. De pronto, el viejo cachondo le propuso tener una experiencia intensa. Ella sonrió y le dijo al oído: me encanta revolcarme con hombres maduros de verga grande. Guardando la compostura, si bien la riata le palpitaba, llevó a la muchacha a la sala de spa. Ahí la puso sobre una cama de masajes, para luego mamarle el rico culito con sabor a mierda. Sin embargo, en lugar de penetrarla por la pucha, el cabrón le sumió el pelón por la cola. La morrita no se quejó ni tantito, al contrario, arqueaba la espalda y presionaba sus nalguitas contra el pito. ¡Muchachita perra!

Categorias: Borrachas
5 min
Videos relacionados