A los hombres adinerados sólo les gustan las hembras jovencitas, de carne fresca y suave, con anos rosas y deliciosos.

Descripción Compartir Categorías

De nuevo el jefe de la empresa cogió por el culo a una niña de 18 años. Como todos los fines de semana, el hombre de negocios se retiró a su casa de campa. Esta vez dejó a la esposa e hijos en la ciudad. Sin embargo, se hizo acompañar de una chiquilla preciosa. La chica apenas era mayor de edad, tenía ojos azules, un cuerpo delgado y un culito redondo. Así pues, ambos se pusieron cómodos en la sala. El viejo ricachón, pidió una exhibición de sus genitales a la morrita. Esta se quitó el vestido de tejidos que llevaba, una delgadísima tanga rosa partía su culo a la mitad. Después, retiró la tanga como tira de papel. Se agachó, abrió sus nalgas. Ahora, el empresario le solicitó su mejor mamada. La niña se comía una verga que parecía mazorca y no le cabía en la boca. Suficiente. El millonario se levantó y hundió su camote en el ano de la chica, que parecía una rosa de carne.

Categorias: Serviporno
12 min
Videos relacionados